Profesionales VS Particulares: qué ventajas tiene cada uno a la hora de pintar

En el artículo de hoy os daremos algunas ideas para que podáis responder a la gran pregunta: ¿es mejor pintar por tu cuenta? ¿O deberías contratar a un profesional?

Cuando llega el momento de ponernos manos a la obra, nos asaltan muchas dudas. Pero la primera (y que condicionará todas las demás) es de la que queremos hablaros hoy. ¿Qué ventajas tiene pintar tú mismo tu vivienda u oficina? ¿Es mejor contratar a un profesional? Bueno, para ser justos, cada situación es diferente y no hay dos casos iguales. Así que es imposible que podamos daros una solución definitiva. Sin embargo, sí hay aspectos importantes en los que debemos fijarnos. ¡Comenzamos!

VENTAJAS DE UN PARTICULAR:

  1. El precio: suele ser el factor determinante a la hora de decidir. Y es que, salvando el dinero que hay que pagar por los materiales, no hay más costes. Además, si eres una de esas personas que disfruta con el bricolaje, seguramente ya tendrás algunas herramientas en casa que no tendrás que adquirir. Mientras que en el caso de los profesionales, también será necesario pagar por sus horas de trabajo.
  2. La compañía: desde luego no se puede negar que pintar lleva su tiempo. Y ¿qué mejor forma de hacerlo que con una buena compañía? Puedes reclutar a tu familia y amigos para ayudarte con el proyecto y, de paso, disfrutar de unas horas juntos. Además, no digáis que os lo hemos dicho nosotros, pero… las guerras de pintura pueden ser realmente divertidas.
  3. El ejercicio: si hay una actividad que involucra todo tipo de ejercicios (sentadillas, estiramientos, levantamiento de peso…) es sin duda pintar. Así que puedes ahorrarte 2 o 3 visitas al gimnasio si dedicas algunos días a redecorar tu vivienda
  4. Conoces el espacio: nadie conoce tu casa u oficina mejor que tú, así que sabrás mejor que nadie qué paredes se ensucian más, en cuáles deberías dar una segunda capa o qué colores son los más apropiados. Y quizá, mientras pintas, se te ocurra una idea brillante para la decoración. Pintar la patita de tu mascota, hacer un dibujo personalizado… ¡la creatividad siempre está permitida!
  5. Es una actividad relajante: los primeros momentos pueden resultar algo más estresantes, especialmente a la hora de apartar los muebles o recoger todos los objetos de las estanterías. Pero una vez que estamos aplicando la pintura, podréis comprobar lo relajante que puede resultar una tarea repetitiva. Especialmente, cuando vemos cómo mejora el aspecto de la habitación. Y, como decíamos en el punto anterior, puede ser un excelente impulso para tu creatividad. Pintar un mural, dibujar algo especial en la pared… no pongas freno a tus ideas.

familia-pintando

VENTAJAS DE UN PROFESIONAL:

  1. Mejores resultados: sabemos que hay personas muy versadas en el bricolaje y con grandes habilidades. Pero si hablamos en general, un profesional siempre obtendrá mejores resultados a la hora de hacer su trabajo que un aficionado. Y no solo eso, sino que lo hará en un tiempo mucho menor y gastando menos recursos. Además, el uso de mejores materiales y técnicas garantiza una mayor duración de la pintura. La experiencia siempre es un grado ¿no creéis?
  2. Pequeños retoques: como ya hemos comentado en otros artículos, pintar es mucho más que aplicar la pintura en la pared. Si queremos que quede realmente bien, la superficie debe estar en buenas condiciones, lisa y limpia. Para esos pequeños retoques de alisar imperfecciones o cubrir humedades, es necesario tener ciertos conocimientos y práctica. Algo que un profesional siempre estará dispuesto a poner a tu disposición.
  3. Ahorro de tiempo y esfuerzo: por lo general, si ya hemos estado trabajando u ocupados a lo largo de la semana, lo que menos nos apetecerá al llegar el fin de semana es coger un rodillo y ponernos a trabajar. Así que si tenemos unos ahorros disponibles, quizá prefieras aprovechar para descansar y librarte de la pequeña «obra».
  4. La seguridad ante todo: por supuesto, no nos referimos a que pintar sea un actividad de riesgo. Pero es cierto que a la hora de manejar escaleras o herramientas a las que no estamos acostumbrados pueden producirse pequeños accidentes. Algo tan sencillo como coger una mala postura que nos dé tortícolis o alguna contractura. Un profesional sabe exactamente qué movimientos debe utilizar para no sufrir estos percances.

profesional-pintando

Y si lo que quieres es combinar lo mejor de las dos opciones, tenemos una recomendación para ti. Decoblaz, una empresa de pinturas en Madrid, que aporta toda la experiencia y habilidad de un profesional a unos precios casi de particulares. Ponte en contacto con nosotros y cuéntanos tu proyecto. Te ofreceremos un presupuesto totalmente personalizado y muy competitivo para ayudarte. ¡Te esperamos!

 

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Tienes dudas?